PLAN FINANCIERO

Obtén el control de tus finanzas y desarrolla una estructura financiera fuerte y estable

¿QUÉ TE APORTA TENER UN PLAN FINANCIERO EN TU EMPRESA?

Un Plan Financiero es un documento que permite diagnosticar la situación financiera de tu empresa, así como planificar la gestión de los recursos para lograr que sea viable.

 

Es la base para poder desarrollar cualquier estrategia de negocio y una herramienta clave para la administración y dirección de empresas.

 

Cualquier acción orientada a satisfacer las necesidades de un mercado deben contar con un plan de financiación que costee los recursos de marketing, herramientas de trabajo o inversión publicitaria.

Sabrás:

¿Cuánto dinero estás ganando este año?

¿Cuál es tu producto/servicio con el que más dinero ganas?

¿Cuáles son los gastos que se han incrementado este año, respecto al año pasado?

¿Cuánto pueden caer tus ventas antes de tener pérdidas

¿Cuánta financiación necesitas si crecen tus ventas? ¿Y si bajan tus ventas?

¿Cuánto pueden crecer manteniendo tus instalaciones actuales?

¿De cuánto tiene que ser tu colchón financiero para posibles imprevistos?

¿De cuánto tiene que ser tu colchón financiero para posibles imprevistos?

EN QUÉ CONSISTE

Tu Plan Financiero es una parte imprescindible de la planificación de tu negocio.

Te permite tener unas expectativas realistas de tu proyecto, de manera que puedas tomar las decisiones que ayuden a lograr tus objetivos.

En él se recopilará toda la información detallada y cuantificada de los planes y objetivos que vayas a desarrollar tu empresa.

A través de un Plan Financiero, puedes marcar una hoja de ruta para la inversión de tus recursos o mejorar la toma de decisiones.

 

  • Puedes definir la inversión inicial que necesitas hacer para tu proyecto.

  • Te permite valorar las fuentes de financiación que vas a utilizar.

  • Puedes hacer una previsión del estado financiero futuro de tu negocio.

  • Es una guía para la toma de decisiones.

  • Te ayuda a minimizar los riesgos y concretar los costes de tu actividad, tanto a nivel operativo como en la gestión administrativa o en el marketing.

  • En definitiva, te aporta información que te ayudará a desarrollar las estrategias en los diferentes ámbitos para lograr los objetivos.

  • Permite además mostrar datos reales a los socios y posibles inversores, de manera que puedan tener una idea de la rentabilidad de la empresa.

01./

Recogida de datos

Recogemos todos los datos contactando nosotros con tu gestor para poder hacer el análisis interpretativo de tu empresa.

02./

Establecemos los objetivos

Nos reunimos contigo para establecer los objetivos de crecimiento de la empresa, tanto en el apartado de ventas, gastos, beneficio y los distintos costes.

03./

Plan Financiero

Con toda la información recogida, establecemos un plan de crecimiento económico con el que podrás dirigir tu negocio mes a mes para hacerlo crecer sin ningún riesgo.

Tareas que realizamos por tu empresa

Balance general de la empresa

Te permite ver el estado financiero actual de tu empresa. En este se reflejan los activos (bienes y derechos de la empresa), los pasivos (obligaciones de la empresa) y patrimonio.

Plan de financiación

Cuando un negocio empieza desde cero, este apartado es imprescindible porque aún no se cuentan con resultados que permitan analizar la situación financiera de la empresa.

Incluye los activos fijos, como maquinaria, transporte o gastos de I+D.

Estado de Resultados

Ingresos por ventas y gastos, así como los cobros y los plazos de pago.

Esta información permite analizar la rentabilidad de una empresa en un período de tiempo determinado.

Cash Flow

El flujo de caja o cash flow muestra la diferencia entre la entrada y salida de ingresos financieros durante un período de tiempo.

Este dato muestra el nivel de liquidez de tu negocio, lo que te aporta información sobre la capacidad de tu empresa de atender a sus costes a largo plazo, o si necesita buscar más recursos de financiación.

Plan de Tesorería

Refleja las estimaciones de cobros y pagos de cada mes.

Quedan reflejados los saldos iniciales y finales, atendiendo a las fechas en que se deberán atender a los pagos y cobros, las deudas que tiene tu empresa y las facturas impagadas.

Previsión de ingresos y costes

Se trata de una guía que permite prever el estado financiero futuro de la empresa y es de gran ayuda para la toma de decisiones.

Quedan reflejados los costes variables de la empresa, incluyendo los precios de la compra de productos a proveedores, lo que permite tener una base para tratar de alcanzar un punto de equilibrio en que los ingresos serán más altos que los gastos.

Análisis del punto de equilibrio

Toda empresa que aspire a ser viable necesita hacer un análisis del punto de equilibrio. Se trata del momento en el que los ingresos por ventas permitirán cubrir todos los gastos y además reportar beneficios.

Es el momento en el que la empresa empieza a ser rentable y, por tanto, es autónoma, no depende ya de los mecanismos de financiación que se han utilizado para crear la empresa, como el propio patrimonio o la concesión de préstamos.

Lo ideal es tratar de alcanzar el punto de equilibrio lo antes posible, en el plazo de 6 meses a 3 años.

Ratios financieras

  • Retorno de la inversión (ROI). Es la rentabilidad neta que ha logrado la empresa a partir de los recursos invertidos.

  • Beneficio antes de intereses (EBITDA). Consiste en los beneficios o resultado operativo que ha conseguido la empresa antes de pagar los intereses.

  • Rentabilidad sobre el patrimonio. Es una ratio que mide el beneficio que ha obtenido la empresa tomando como base la inversión de los propietarios. Es decir, no sólo los ingresos son mayores que los gastos, sino que además se ha recuperado el capital invertido por los socios.

Análisis de riesgo

Se contemplan escenarios alternativos en los que las previsiones no se cumplan.

Existen multitud de imprevistos que pueden afectar a que no se logren los objetivos en los plazos y calendario establecido en el plan financiero.

Por ejemplo, se trataría de analizar cómo afectaría a la planificación financiera que se produjeran eventos extraordinarios, como una subida repentina de los precios de los carburantes, o que se produjera un accidente que paralizase la producción, o que una situación de crisis económica aumentase los impagos y la deuda.